lunes, 17 de mayo de 2010

6

La foto de clase

¡¡ Qué gran día el de la foto del colegio !! Uno de los acontecimientos que se repetían anualmente. Uno de los actos que llevaba al éxtasis a todos los alumnos, ya que provocaban una de las situaciones que más gustan cuando eres un jovenzuelo escolarizado, el perder clase.

Cada año, más o menos por las mismas fechas, el profesor de turno te entregaba una circular para avisar a tus padres de, que un día en concreto no debías ir vestido con tu chandal ruinoso con parches de los Power Rangers, y tenías que asistir disfrazado como si fueses una personas mayor. Evidentemente, aquella circular solía llegar prácticamente ilegible, en forma de bola y con la ausencia de alguna de sus partes a las manos de tus padres.

Llegaba el día en cuestión. Antes de salir de casa, tu madre te leía la cartilla:

- No te manches ni te descoloques hasta la hora de la foto. Así que no juegues a eso que soléis jugar de revolcaros por el suelo...

Con tales amenazas llegabas al colegio sin mover un ápice de tu cuerpo. En ese día sí que se hacía buena la frase de "Parece que te has comido el palo de una escoba". Una de las conclusiones que sacabas ese día era a la clase social dentro de la mini sociedad del colegio a la que pertenecías. Siempre aparecía el típico con su corbata para niños pillada con una goma, o su pajarita de estampados horrible. Evidentemente, el descojone era generalizado. Por otra parte estaba el que aparecía vestido con su camiseta de Phoskitos. Este solía venir acompañado de la frase: "Ah, ¿qué la foto era hoy?". También se aseguraba un rato de risas.

Y después de pasar el día entero sin moverte, llegaba la hora de la foto. Se ponía toda la clase en final y desfilaban hacia el lugar donde el fotógrafo había montado su set (los dos bancos ruinosos que se estaban pudriendo en el gimnasio). Empezaba el tema de la colocación.

- A ver, los altos arriba, los bajitos abajo sentados, los medianos en el medio pero subidos en el banco, las chicas intercaladas, alguna sentada también, no crucéis las piernas, las manos en las rodillas, los de atrás las manos a la espalda, el profesor a ese lado...

¿Cómo querían que la foto saliese bien después de tanta instrucción?. Al final, entre las orientaciones del fotógrafo, y sobre todo los gritos del profesor acabábamos todos colocaditos.

El señor fotógrafo sacaba su primera foto. "Hay que repetir, que se ha movido ese de ahí arriba", "Es que me picaba la nariz..."... Segundo intento. "Repetimos de nuevo que aquellos dos se han caido" "Profe, es que Antonio me ha empujado..." Tercer intento... Al final salía algo más o menos coherente.

Cuando daban la orden de abandonar el set fotográfico, todos salíamos espantados, sacándonos ropa como locos hasta quedarnos a nuestro gusto, menos el de la pajarita, que ese día la lucía el día entero, no se si buscaba la mofa de todos o es que de verdad creía que le quedaba bien...

Al final recibías la foto, ese recuerdo que vas a tener durante toda la vida y a parte, como regalo, te llevabas también una interesante colleja de tu madre al ver que salías haciéndole los cuernos a tu compañero de delante... es que te lo ponían a huevo...

lunes, 8 de marzo de 2010

3

Los pitufos



¡Qué gran serie, Los Pitufos! ¿Quién no la recuerda? Esos seres azules con pantalones blancos y gorro doblado balnco también cuyos nombres les definían como seres vivos... Qué sociedad más avanzada. Todos y todas les recordamos con cariño, forman parte de nuestra infancia. Pero, como cada vez que volvemos la vista atrás, no podemos evitar el ver algunas cosas... extrañas. Lo cual nos lleva a una reflexión: con qué naturalidad aceptábamos las cosas de pequeño. Si alguien nos explica una de nuestras series como algo normal, damos por sentado que se ha metido algo.

Sin duda, el detalle que más llama la atención es el poblado, donde las casas son setas. ¿Setas cualquiera? No, no, no. Amanita muscaria, es decir, setas alucinógenas. Esto ya nos va dando dos pistas: porque son azules y porque acabaron convirtiéndose en pitufos makineros. Por cierto, ¿os habéis dado cuenta de que es la seta que nos pintaban en todos los cuentos? Es para flipar 8ojo al doble sentido).

Seguro que cuando habéis leído más arriba "con gorro doblado blanco" vuestros automatismos mentales han saltado para pensar "menos papá Pitufo, que era rojo". ¡Ajá! Era una trampa, porque había otros dos pitufos cuyos gorros no eran así. Si no sois capaces de redordarlo, lo resolvemos al final.

Y qué decir del malvado Gargamel y su gato Azrael. El malvado Gargamel intentaba cazar a los pitufos porque eran el ingrediente fundamental para fabrical la piedra filosofal y, así, convertir todo en oro. Debido a la saga harry Potter podemos vislumbrar que, al final, consiguió coger al menos a uno... ¿A quién? Se admiten apuestas. Azrael sólo pensaba en zampárselos... ¡Qué mal debía alimentarle Gargamel, por dios! ¡Salven a ese gato de la desnutrición!

No podemos olvidarnos de ese delicioso pastel de gumibayas y de ese zumo de pitufresas que tanto han influido en nuestras borracheras juveniles. Ni tampoco, por supuesto, del papel que Pitufina jugaba en esa sociedad. veamos, ¿sólo una chica entre tanto pitufo? Eso contando con que, además, habría un Pitufo Salido. ¿Y encima siempre estaba feliz? Aunque sólo sea por el desorden que tiene que haber, creemos que Pitufina guardaba una sorpresa debajo de su faldita (algo que, a Pitufo Salido, viendo las demás opciones, tampoco le importaba). Apostamos a que Pitufo Presumido (sí, el que se ponía una flor en el gorro) era mucho más receptivo.

Por último, queríamos despedirnos con un chiste que nos contaron hace tiempo: ¿Por qué los pitufos siempre van sonriendo? Porque la hierba les hace cosquillas en los huevos. Muchas gracias. Os dejamos con pitutemazo makinero al más puro estilo Camela.



P.D. Uno era el Abuelo Pitufo, que tenía pantalones y goroo amarillos.
P.D.2 El otro era Pitufo Cocinero que llevaba gorro balnco, pero el típico de chef no el típico pitufo. ¿Os acordasteis?

miércoles, 17 de febrero de 2010

2

¿Te acuerdas de...

... cuando te levantabas por las mañanas y de un salto salías de la cama para ir corriendo al colegio?

... cuando tu mayor preocupación era saber si en el recreo serías Poli o Caco?

... cuando te pasabas toda una tarde organizando tus tazos por orden de importancia para desplumar a tus amigos al día siguiente?

... cuando las mañanas de los domingos te enchufabas a la tele para ver Humor Amarillo (el bueno... :)), Presing Catch (Último Guerrero vs Hulk Hogan) y Gladiadores Americanos?

... de esas tardes de Domingo paseando por el parque con toda la familia estrenando tu bici nueva o tus estupendos patines blancos?

... de esas vacaciones a la playa con tu cubito, tu pala para la arena y la gorra de propaganda que tu madre cuidaba que estuviese siempre en su sitio para que no t diese el sol en la cabeza?

... de tu primer beso?

... de Dragon Ball, Bola de Dan, Chicho Terremoto, Campeones, Los Caballeros del Zodiaco, Ranma, Saylor Moon ... ?

... cuando comentabas en clase la catapulta infernal de los gemelos Derrick y bajabas corriendo al patio para intentarla con tu mejor amigo?

... cuando los cumples se celebraban en un minúsculo parque de juegos en un McDonalds?

... de las despedidas en el colegio cuando te ibas de vacaciones y las bienvenidas efusivas cuando regresabas?

... cuando te pasabas los recreos ensayando un baile del grupo de moda con los de tu clase para luego representarlo ante todo el colegio?

... cuando todo era mágico... ?

    Si todavía recuerdas todas estas cosas, estás de Enhorabuena, sigue en ti ese niño que pasaba toda la noche de Reyes con el corazon en un puño, esperando que entrasen los primeros rayos de Sol por la ventana de su habitación, anunciando que los Magos habían pasado por su casa, que se emocionaba viendo la muerte del Padre de Simba y que vivía cada instante al máximo... por favor, no le dejes escapar...

lunes, 15 de febrero de 2010

4

Juguemos a recordar

No se como habiamos pasado tanto tiempo en este blog sin poner un video recopilatorio de este tipo. Hoy os invito a jugar conmigo. Si al final de este video habéis reconocido la mayoría de las imágenes tenéis que ir corriendo a suscribiros a este blog. Si no has reconocido las imágenes, tómatelo con calma, te perdiste una gran década, pero nosotros te la vamos a mostrar, así que también sal corriendo a suscribirte a este blog.



Si ya viéndolo has echado una lagrimita mándanos un mail que te queremos escribiendo en el blog.

sábado, 13 de febrero de 2010

2

¿Te acuerdas de...

... el Blandiblu?
Aquella masa viscosa que arrasaba en las tiendas de juguetes. Aquel juego sin ningún objetivo más que el de dar asco a todo el que tenías a tu alrededor y el cual, por más que te dijeran que hacía mancha, siempre acababas estampándolo contra alguna pared. Horas y horas pasándote la masa viscosa de una mano a otra, eso era lo más divertido que tenía. Pero sin embargo, todos los niños queríamos tener un bote. La sencillez al poder.

jueves, 11 de febrero de 2010

2

Trauma infantil

Este video es para todos aquellos que creiais que el programa de los Payasos de la tele era todo alegría, buen humor y canciones. Este niño no ha sido el mismo desde entonces. Arrastra ciertos problemillas respiratorios.

martes, 9 de febrero de 2010

7

Canciones de autobus

Hoy vamos a analizar el bello arte de las canciones juveniles en los autobuses, normalmente de camino a las tan esperadas excursiones colegiales. Yo os voy a mostrar unos pequeños ejemplos de canciones famosas en mi colegio, pero seguro que vosotros podéis aportar otros muchos ejemplos.

Lo que más claro me quedó de esos viajes en autobús fue que esas canciones eran una rimas diabólicas, cuyo uno objetivo era poner en ridículo a los implicados en ellas. Porque una de las caractrísticas de estas canciones, y que luego veremos es que son altamente personalizables.

Cuando eres pequeño y viajas en autobús todavía no eres consciente de lo mal que se lo puedes hacer pasar a los compañeros con las canciones, y te quedas con los clásicos de toda la vida, "... un elefante se balanceaba...", ".. Pedrito robó pan en la casa de San Juan... ¿Quién Yo?...", "...para ser conductor de primera...". Pero llega una edad en que descubres todo el potencial que tienen unos simples versos y una melodía y empiezas a mejorar tu repertorio. Esta es la primera canción a analizar, un clásico:
La vida pirata es la vida mejor (repite la multitud)
Sin trabajar (repetir), sin estudiar (repetir)
coooooooooon la botella de ron (repetir)

Aquella tía buena que va por ahí (repetir)
me la voy a tirar (repetir) me la pienso tirar (repetir)
coooooooooon la botella de ron (repetir)
Estas estrofas nos hacían transformarnos en rudos piratas muy machotes. Para interpretarla era necesaria una persona, que iba llevando el ritmo y una masa de adolescentes hormonados gritones para hacer los coros. En esta canción lo único customizable era la palabra tirar, la cual solía ser cambiada por cualquier verbo de la primera conjugación (por el tema de no perder la rimita). A la pobre tía buena se le acababa haciendo de todo, tema este que solía hacer levantarse de su asiento al profesor/a al mando cuando el tema se subía demasiado de tono. La siguiente canción a análisis es la siguiente:
En la puerta del colegio (egiooo)
Hay un charco y no ha llovido (idoooo)
Son las lágrimas de X
porque Z no ha veniiiidooo

Carrascal, Carrascal, que bonita serenata
Carrascal, Carrascal, que me estás dando la lata
En la posición X debemos insertar el nombre de un chico/a y en la posición Z el nombre de otro/a chico/a, normalmente de diferente género al que hemos colocado en X, digo normalmente, que no siempre. Esta canción podía provocar dos reacciones bien diferenciadas.
Si la pareja elegida para protagonizar la canción eran amigos y tenían clara su relación, la canción terminaba con una risa generalizada. Si por el contrario, la pareja elegida sentía cierta atracción entre si, o por lo menos uno de los implicados hacia el otro, el final de la melodía podía tener consecuencias nefastas para el cantante con el posible lanzamiento de algún elemento dañino para su físico. también cabe destacar de esta canción el final... ¿Qué pinta Carrascal en todo esto?... Nunca lo entendí, pero lo repetía sin parar durante todo el trayecto.

La verdad es que muchas veces los momentos más divertidos de las excursiones colegiales se vivían en el autobús de camino al lugar. Estoy pensando editar un disco con las grandes canciones de autobús, yo creo que tendría éxito. Mi primer hit sería la archifamosa:
Vamos Mario ponte a bailar
que tu lo bailas fenomenal
tu cuerpo se mueve como una palmera
suave suave su su suave...
Y ¿vosotros?, ¿cual era vuestro hit autobuseril?



domingo, 7 de febrero de 2010

2

Juegos Infantiles II : "Polis y Cacos"

El juego que vamos a recordar hoy estoy casi seguro que tiene medio millón de nombres diferentes y 3 millones de reglas en función del lugar donde se juegue. En este caso, como escribo yo os digo... "Pues en mi casa se juega así...".

Los recuerdos que tengo yo de este juego son sobre todo de haberlo disfrutado los veranos en el pueblo, durante el calorcito de las agradables noches toledanas. Necesitábamos mucha extensión de terreno, así que las calles y plazas del pueblo eran el lugar idóneo para el juego.

Lo primero y básico para comenzar, era buscar participantes, cuantos más niños mejor. Al final acababas trayendo a todos tus primos pequeños, tenían que hacer bulto, aunque siempre fuesen "huevito frito" (nomenclatura que usábamos nosotros para diferenciar a la persona que no se le podía "pillar"). Una vez reunidos los participantes, se solían elegir a los dos capitanes, normalmente los dos gallitos del grupo que además corrían como gacelas. Estos capitanes, por turnos, iban seleccionando a sus compañeros. En ese momento te dabas cuenta de tu nivel de popularidad entre tus compañeros, si eras elegido de los últimos... malo malo... debías, o ponerte a dieta para correr más o buscarte nuevos amigos.

Una vez elegidos los equipos se diferenciaban entre Polis y Cacos, como el propio nombre del juego indica. Aquí solía haber tortas porque todo el mundo quería ser caco. Mola mucho más siempre ir al margen de la ley, aunque sea en un juego de niños. Éramos muuuu chungos. Al final siempre saltaba el típico listo que gritaba: "nosotros los cacos" y salía corriendo. Nadie discutía esa decisión. Ahora me resulta raro cuando lo pienso.

El desarrollo era bastante sencillo y muy parecido a la realidad. El grupo de los polis intentaba dar caza a los niños del grupo de los cacos. Eso sí, por todo el pueblo. Muchas veces te podías pasar la noche entera dando vueltas por todas las calles sin ver a ninguno de tus amigos, era bastante frustrante. Cuando un caco era pillado por uno de los policías, le llevaban a la guarida oficial o centro provincial de policía, que normalmente solía ser una farola en el centro de la plaza. Los cacos allí retenidos se agarraban de la mano formando una fila esperando la salvación por parte de sus compañeros. Aquí había una regla que hacía pasar el rato entretenidos a los encarcelados y a sus vigilantes. Si el primer caco de la fila conseguía pisar a uno de los policías, se consideraba que estaban todos salvados y salía corriendo como locos descosíos en busca de libertad.

El juego tenía dos posibles finales. O se daba caza a todos los ladronzuelos o llegaba la hora de irse a casa. En este último caso siempre se quedaba alguno sin darse cuenta del final del juego dando vueltas por todo el pueblo... Muchas bajas en el frente....

De este juego podría escribir miles de entradas, pero creo que con esto nos quedamos bastante saciados. De recordarlo se me ha puesto toda la cara colorada y estoy bastante sofocado... ya no estoy para estos trotes.

viernes, 5 de febrero de 2010

2

Farmacia de guardia


No, no voy a dar una relación de las farmacias abiertas un día de fiesta. Hoy, vamos a recordar una de las series que marcó a la juventud que creción con Espinete, la aclamada serie dirigida por Antonio Mercero, Farmacia de Guardia.

Para los que no hayan visto esta seria, que creo que son dos personas, que han pasado 20 años metidos dentro de un bunker incomunicados, podemos contar que se trata de narrar, desde un punto de vista casi siempre humorístico las aventuras y desventuras de todas las personas que conviven en torno a una pequeña farmacia familiar. El plató principal donde se desarrollaban la mayoría de las tramas era la propia farmacia, la cual tenía su zona de cara al público, con su mostrador, sus estantes (donde de vez en cuando nos colaban publicidad... ehhh, pillines...) y toda la parafernalia médica. Y detrás de unas cortinas rojas estaba la rebotica, donde tenían los estantes con los medicamentos y además una salita de estar, un baño y una habitación, vamos, que la farmacia era mucho más grande que la mayoría de las casas que venden ahora. Aparte de la farmacia, los protagonistas también se solían mover por la calle de la farmacia, donde cabían otros negocios, como el bar o un local con chicas ligeritas de ropa.

La serie estaba protagonizada por Lourdes Cano (la entrañable Concha Cuetos), una mujer separada de su marido, Adolfo Segura (Carlos Larrañaga), los cuales mantenían una especie de relación amor-odio que nos mantuvo a todos en vilo hasta el final de la serie. Adolfo era un vividor mujeriego con problemas constantes de dinero y Lourdes al contrario era una mujer responsable, trabajadora y la cual estaba a cargo de los dos hijos de la pareja, Quique y Guille. El mayor, Quique, siempre jugaba el papel de estudioso, responsable, acatador de las normas (menudo título nuevo que me he inventado eh?), y por el contrario, Guille, era el niño rebelde, siempre haciendo bromas o trastadas acompañado de sus dos compañeros de aventuras, 'El Piña' y 'El Marmota'.


Aparte de los personajes principales siempre cabe destacar el enorme elenco de secundarios, que aportaban todo lo necesario para completar las tramas principales. Al lado de Lourdes podíamos encontrar siempre una farmaceutica ayudante. En este caso, sin duda, la más recordada será 'Queen' (se llamaba Reyes, pero mola más decirlo es inglés, es mas 'cool'). Una pareja de secundarios fijos y creo que de los más recordados en la televisión española pueden ser la pareja de policías del barrio, Romerales y Mª de la Encarnación, los cuales destacaban pos sus constantes peleas y pusieron de moda una frase que quedará en los anales de la historia: "Para dentro Romerales !!!". Aparte por la farmacia siempre andaba rondando Fani, la hija pequeña adoptada por la familia Cano, cuya madre fue encarcelada por estafas. Podríamos estarnos horas y horas recordando secundarios, pero me voy a quedar con los dos últimos, Sandra, la chica del local de alterne (La gata con botas), la cual se convierte en auxiliar de farmacia en la última temporada... giros que da la vida, y Chencho, el simpático camarero del bar de enfrente, el cual tiene como hobbie liarse con todas las auxiliares que pasan por la farmacia.

Fueron 5 temporadas en las que los simpáticos habitantes de la farmacia entretuvieron a toda la sociedad española logrando cuotas de pantalla difíciles de superar. Con motivo del 20 aniversario de Antena 3, se va a emitir un telefilme basado en la popular serie, pero 20 años después. Esperemos por el bien de todos los ochenteros que no nos estropeen los recuerdos que tenemos de farmacia de Guardia.

miércoles, 3 de febrero de 2010

1

Gallifante

¿Que es un gallifante?

Los gallifantes eran premios que se entregaban en el divertido programa que emitía Tve1  llamado "Juego de niños". En el que mediante unos videos nos enseñaban varias parejas de niños intentando explicar que era la palabra o personaje que le decía el programa. Sin dar más explicaciones que el nombre.

Los niños intentaban explicar con total seguridad que Jesús Gil era primo del tio gilito o que Leticia Sabater  hacia gimnasia. Mezclaban realidad con ficción, y entre ellos se autoconvencían. Solo unos pocos eran capaces de ver la verdad y decirle al compañero: ¡no, eso no es así!

El programa merece un remember porque los niños son la leche pero yo pregunto.¿Sabéis que es realmente un gallifante? Pues yo, he enviado a mi reportera dicharachera @ariadnagm y me ha conseguido un interesante documento, dónde los niños nos intentan definir que es exactamente un gallifante con la simple ayuda de una imagen.

Espero que el audio os ayude a entender más porque las personas que crecieron con Espinete, sobrevivieron y somos como somos, porque antes no había violencia no, pero cosas raras, por un tubo. Dale al play y disfrútalo.

* Dedicado a Silvia
** Gracias a Ari y a M0d por colaborar

lunes, 1 de febrero de 2010

2

Espinete no existe

No, no os preocupéis, no voy a pronunciar ninguna teoría que tire por tierra todas vuestras creencias ochenteras, podéis seguir leyendo. El tema en cuestión es que el domingo estuvimos viendo unas de las obras que más triunfan en la Gran Vía madrileña, "Espinete no existe" de Eduardo Aldán.


Durante hora y media, nos hemos trasladado a de la mano de Eduardo a nuestra infancia, a los momentos más divertidos de la misma y creo que todos nos hemos visto más que identificados con la mayoría de las anécdotas que ha contado. Si no has ido a verla y tienes la oportunidad es altamente recomendable. Una vuelta maravillosa por todas las imágenes que seguro tienes guardadas en tu mente. Aunque sin duda, lo que más me ha llamado la atención es una historia en la que nos cuenta como moraleja final lo importante que es seguir creyendo.

Así que desde este blog, aparte de recomendaros la obra os seguiremos ayudando para que todos sigamos creyendo, para que al final descubramos que Espinete sí existe.

viernes, 29 de enero de 2010

2

Juvenalia

El Domingo pasado estuvimos dando una vuelta por una de las múltiples ferias que se montan en Ifema, el lugar en Madrid donde se celebran todas las jaranas temáticas, tipo "Bodas a tope", "Lo mejor para tu perrito", "Frikis e informáticos unidos"... etc. La verdad es que me trajo muchos recuerdos de mi juventud, cuando nos dejábamos caer por allí para participar en el evento del año: JUVENALIA.

Igual para una persona de fuera de Madrid le puede sonar un poco a chino, pero seguro que se puede extrapolar a cualquier feria de carácter lúdico-festivo-juvenil que se celebre en vuestras ciudades.

La primera imagen que me viene a la mente es la de gente por todos los lados y gente haciendo colas. Cuando se celebraba Juvenalia, toda la población de Madrid se desplazaba hasta allí y se disponían a participar en todas las actividades posibles. Millones de niños como locos corriendo entre las actividades para poder disfrutar de todas e incluso repetir.

Teníamos los típicos campos de fútbol o baloncesto, donde siempre jugaba el equipo más fuerte. Podías encontrarte con un equipo de niños que se pasaban jugando en uno de los campos, los 3 días que duraba la feria. Para no perder la posición no paraban ni a comer. Eran los auténticos líderes a seguir en esos momentos.

Por la inmensidad de los pabellones podías encontrarte con numerosos castillos donde poder subirte, rebozarte, escalar, romperte algún diente..., pero sin duda, el más impactante, el que más triunfaba, el que más cola tenía para entrar, era el parapeto que montaban las Fuerzas Armadas. Un impresionante despliegue de tirolinas, redes para escalar, atrezo de campaña... algo impresionante. Ahora que han pasado los años me pongo en la piel de los pobres soldaditos que mandaban a vigilar la atracción de Juvenalia:

- Sargento, ¿dónde voy a ir hoy? ¿cual es mi misión?, ¿quizá una misión de ayuda humanitaria a un país necesitado?, ¿o quizá a primera linea de batalla a combatir contra unos insurgentes?... dígame, donde me toca... quiero realizarme como soldado...

- A Juvenalia...

- ¿?¿S¿S¿¿sdisadjkjahso$$ (insulto indescriptible).

Otra de las cosas que me llama ahora la atención de todo lo que hacíamos en esas ferias es la acumulación exagerada de merchandising inservible de la que hacíamos acopio. ¿Para qué narices queríamos un póster de Campofrío con unos cerditos vestidos de persona?. Absolutamente todo el mundo se mataba por conseguir cualquier regalito que diesen en los diferentes stands. Aunque no lo fueses a usar. En esos momentos todo el mundo se ve apoderado por el Síndrome de Diógenes.

En todos estos acontecimientos es cuando se hace bueno uno de los tópicos que nos van a perseguir siempre a los españoles:

- ¿Pero por qué coges eso si es una mierda?

- Ya, pero es una mierda gratis.

Por cierto, para todos los interesados, Juvenalia ya no la celebran, creo que es por los temas de la crisis y eso... Pero bueno, siempre nos quedara nuestro póster de Campofrío...

miércoles, 27 de enero de 2010

25

¿Polín o Flash?

Buenas, señores y señoras, me presento, soy Sunne y soy hijo bastardo de Espinete, un dia se olvidó de ponerse el pijama para dormir y ....
Bueno, a lo que iba, hechas las presentaciones, (hola, hola,que tal, muack muack) me estreno con polémica. Porque ¿que hay más bonito que recordar el pasado?
La polémica.

¿Y si juntamos recordar el pasado con la Polémica?
¡La repanocha! (otro dia un post sobre frases que ya no deberías usar, como "caspitas")

Bien, imaginaos en la época de Verano azul (me da igual la edad que tuvierais, os la calláis), os apetece tomar algo fresquito, y recordáis que tenéis algo en el congelador de vuestra madre.

¿Que es? me refiero a esas barritas de colores y sabores distintas, que se tienen que congelar para poder tomarlas a ritmo de flautista.




La nomenclatura correcta sería "golosina líquida para congelar", y así me lo enseñaron un día cuando debatí esto mismo, hace unos 10, 12 años .
¿Polín o Flash?

Yo soy de los que defiende la palabra polín, porque es lo que es. Es un polo, pequeñín, la propia palabra nos dice lo que vamos a tomar. Pero... ¿flash? ¿que es eso, algo muy rápido? ¿un superheroe? (que lo es)
Flash simplemente es una marca de polines o GLPC (golosina liquida para congelar) que en zonas del país acabó bautizando el nombre de estas gustosas barritas heladas.

Viene siendo el mismo efecto que la cinta adhesiva o el "celo". Pues esta pregunta tan simple, puede acarrear debates maratonianos (y si hay birras por delante más), lo he comprobado varias veces. Unos nunca en su vida escucharon polines y se mueren de risa, otros dicen que nunca escucharon Flash (a mi me pasaba), ¡otros directamente se los comen ya sin pensar ni en el nombre!

Así que ¿tu que dices? Flash o polín?

pd: en facebook hay grupos sobre este tema "en mi barrio era polín" y cosas así. El debate está ahí fuera, en las calles.

lunes, 25 de enero de 2010

5

En clase de Tecnología

El otro día, hablando con los compañeros de trabajo, que es como casi siempre me viene la inspiración comentábamos los diferentes métodos educativos que habiamos tenido cada uno. Comparando las clases que teniamos cada uno, llegamos a un punto donde yo me tuve que quedar al margen:

- ¿Te acuerdad de esa clase en la que había que montar casitas de madera?... - dijo uno.
- Joe, es verdad, yo hice una casa de pájaros con poleas dobles y ascensor a la que le puse luces y un sistema de calefacción por gas natural... - explicó otro.

Estaban hablando de la clase de Tecnología. En mi colegio (sí, toda mi vida he estado en colegio, no he pisado un instituto. Quizá por eso me escondo detrás de un blog... hay que plantearselo...), no se si es que no confiaban en nuestra cordura para manejar herramientas y electricidad a la vez, pero esa clase no existía. Con lo guapa que hubiese estado...

Intentando recordar mis momentos tecnológicos en el colegio llegué a la conclusión que eran bastante pocos, por no decir nulos, lo que me lleva a pensar que eso puede haber repercutido en mi vida actual. Soy incapaz de montar un mueble-armario-nevera Iskapounis del Ikea... si hubiese tenido tecnología en el colegio....

El máximo acercamiento que tuve al mundo de las manualidades durante mi etapa juvenil fue cuando en 6º de EGB, en la clase de Ciencias Naturales nos mandaron hacer un circuito eléctrico. Este circuito estaba compuesto por una tabla, un cable, una bombilla absurdamente enana y el gran generador de corriente... una pila de petaca. El experimento, el cual muchos recordaréis consistía en unir todos los elementos y conseguir que esa bombilla se encendiese. Como éramos unos niños muy emprendedores le metiamos algunas mejoras a nuestros circuitos. Le poníamos un interruptor que se escoñaba al segundo uso, poniamos unas casitas de papel que se iluminaban con la bombilla de alta potencia... vamos, auténticos ingenieros.

Después de la conversación con mis compañeros me seguí planteando el tema. ¿Si hubiese tenido esa clase sería ahora más manitas?. Mi conclusión fue rápida... NO, manitas se nace, no se hace, no tengo ese don :(, ¿y vosotros?

viernes, 22 de enero de 2010

0

Remix Dibus II


Si el remix dibus I te pareció bueno y te trajo buenos recuerdos, este no te dejará indiferente. Media hora de un no-parar de canciones que harán volver a tu mente los mejores recuerdos de tu infancia. Media hora para evadirnos de nuestras preocupaciones y volver a ser niños. Espero que os guste
 
ir arriba