miércoles, 25 de marzo de 2009

7

Si no te comes eso, para cenar...

¿Cuantas veces hemos oído esa frase? Si no te comes te lo guardo para cenar, y si no te lo comes para cenar, para desayunar... y así bucle infinito hasta que te lo comas. La verdad es que es una de las frases más odiosas de las que podríamos denominar "de madre".

Llegabas del colegio, alterado, con los mofletes colorados por la mañana agetreada, feliz. Lanzabas la mochila nada más entrar en casa y corrías hacia el comedor dando saltitos tipo Heidi. Al llegar te encontrabas una estupenda mesa con todo colocado, lista para recibir tu hambre atroz, muchas veces provocada por el simple hecho de haberte pasado toda la mañana imaginándote el plato de macarrones con tomate que te esperaba cuando llegase la hora de comer, como todos los Miércoles. Servilleta al cuello, cuchillo en mano derecha y tenedor en la izquierda... todo listo. En ese momento una frase sonaba desde la cocina:

- Hijo, cambiamos de planes. Dejamos los macarrones para otro día. Hoy tenemos unas acelguitas que tenía aquí y se iban a poner malas. Ya verás como te gustan.

A la vez que tu madre iba soltando esta frase demoledora por su boca, se iba acercando poco a poco con un plato en el que podías apreciar, debido a su transparencia tipo duralex, un color verde oscuro que no tenía nada que ver con el rojo macarrón que esperabas. En ese momento deseas que se pare todo, que sea un sueño y el olor de la deseada pasta italiana te despierte de aquella pesadilla (¿soy un poco exagerado no?).

El caso es que aquel temido plato, se colocaba delante tuyo. Las acelgas, amenazantes en el fondo te miraban retándote... "Cómenos... que te vas a enterar... te vamos a provocar la mayor arcada de tu vida...". En ese mismo instante comenzaba una de las conversaciones, que a la larga nos ha servido a todos en nuestra vida, ya veréis:

- Mamá, no me gustan las acelgas. Yo quería macarrones.
- Pues hay que comérselas, no hay otra cosa, si vieras la de gente que pasa hambre...
- Venga, me como dos pinchadas y ya...
- ¡¡ Que no !! Todo el plato o no te levantas.
- Es que se me hace bola... (haciendo pucheros)
- Pues hasta que no te lo termines no te levantas, y si no te lo comes ahora, para cenar....

Y ale, ya te habían colado la dichosa frase. Ahí te quedabas tú, moviendo las acelgas con el tenedor. Primero las ponías todas a un lado del plato, lo aplastabas bien aplastadito. Una vez terminado las movías al otro lado. Pinchabas un poco y cuando te lo ibas a meter en la boca, dejabas caer al plato de nuevo el 95% del contenido, ingiriendo una cantidad minúscula de alimento. Otra de las técnicas era la de extender lo máximo posible el alimento no deseado por el plato, pero siempre te pillaban. Y así podías estar horas y horas delante de las acelgas. Lo que no comprendías es que si ya calientes te resultaban malas, cuando se enfriaban estaban muchísimo peor.

Yo no se vosotros, pero creo que al final mi madre me dio por perdido. A los pocos minutos de soltarme la amenaza de dejarme ahí sentado hasta la hora de la cena, veía que no surtía efecto y el plato no bajaba y me lo acababa quitando. Es una de las primeras técnicas de presión que aprendes cuando eres pequeño. Si lo perfeccionabas, puede que incluso lograses que te trajesen otro plato de comida más placentera para tu paladar :). Que mal se lo hicimos pasar a nuestras madres de pequeños...

Otro caso a parte sería analizar las comidas en el comedor del colegio, pero como es un tema que puede dar mucho de si, mejor lo analizamos en otra entrada más adelante. Por cierto, una pregunta, ¿vosotros erais de los que exprimíais la frase "que se me haceeee boooolaaaa"? :)

7 comentarios:

SERSA dijo...

Que se me hace bolaaaaaa!!!!jajajajaj...yo si lo decia bastante a menudo, y creo que somos la generacion q mas bolas hizo...porque si le preguntas a mi padre te dira:
-Yo a tu edad comia hasta la piel de la naranja...yo a tu edad bebia agua de los charcos...yo a tu edad me comia el mundo!
En fin, solo recordare que lo de que se hace bola muchas veces se evitaba con un buen perro bajo la mesa, como yo lo tuve...jajaja...asi que ya sabeis, si se os hace bola la comida, pedir un perro!!!
P.D.buen post!sigue asi de currante!

Spartan George dijo...

Hombre, tanto como el agua de los charcos, no..., pero yo sí era de los que se comían todo. Daba igual si eran acelgas, pescado o macarrones... (así de fornido he salido XD)

Mi madre no era de las que se quejasen de que dejase la comida en el plato... más bien se quejaba (y todavía lo hace) de que me coma todo. Dice que un día la voy a arruinar...

Venga chicos, que no se os atraganten las acelgas y seguid así con el blogggg....

Maeglin dijo...

Para mi lo pero fueron las lentejas...porque ...a qué viene eso de si no las comes las dejas, si después no te dejan dejarlas???eh????

Eso si...en mi casa conseguimos que mi madre nunca más hiciera hígado, ni potaje....Y yo conseguí que mi madre no me hiciera lentejas durante un año....En fin...

Roldán dijo...

Después de años, conseguí que no me hicieran ni acelgas ni olla gitana (con gran cantidad de acelgas). Por suerte, también me dieron por perdido pero la excusa que yo ponía era que no tenía hambre. Y era verdad, me atiborraba de pan minutos antes de que se pusiera la comida en el plato...

Con las lentejas no he tenido problema, ahora hasta me encantan y las pido de cuando en cuando XD

without dijo...

bueno...en mi caso, fueron LA COLIFLOR Y EL HIGADO...puaj! Pero la historia es igualita!
Por eso, ahora que soy madre, en mi casa no entran segun que alimentos!

Un abrazo.

David P. "Davicine" dijo...

Que recuerdos me traen cada una de las entradas. Lo de la cena lo he vivido toda mi infancia,... pero como comía mucho, así estaba... que comia y recomia, cenaba y recenaba, jejeje...

un saludo..

LA PERRA VERDE dijo...

Pimientos fritos, hígado y el plátano, mis grandes archienemigos!! (y si, no lo decía, es que se hacian bola, argsssssssss).

 
ir arriba