lunes, 25 de enero de 2010

5

En clase de Tecnología

El otro día, hablando con los compañeros de trabajo, que es como casi siempre me viene la inspiración comentábamos los diferentes métodos educativos que habiamos tenido cada uno. Comparando las clases que teniamos cada uno, llegamos a un punto donde yo me tuve que quedar al margen:

- ¿Te acuerdad de esa clase en la que había que montar casitas de madera?... - dijo uno.
- Joe, es verdad, yo hice una casa de pájaros con poleas dobles y ascensor a la que le puse luces y un sistema de calefacción por gas natural... - explicó otro.

Estaban hablando de la clase de Tecnología. En mi colegio (sí, toda mi vida he estado en colegio, no he pisado un instituto. Quizá por eso me escondo detrás de un blog... hay que plantearselo...), no se si es que no confiaban en nuestra cordura para manejar herramientas y electricidad a la vez, pero esa clase no existía. Con lo guapa que hubiese estado...

Intentando recordar mis momentos tecnológicos en el colegio llegué a la conclusión que eran bastante pocos, por no decir nulos, lo que me lleva a pensar que eso puede haber repercutido en mi vida actual. Soy incapaz de montar un mueble-armario-nevera Iskapounis del Ikea... si hubiese tenido tecnología en el colegio....

El máximo acercamiento que tuve al mundo de las manualidades durante mi etapa juvenil fue cuando en 6º de EGB, en la clase de Ciencias Naturales nos mandaron hacer un circuito eléctrico. Este circuito estaba compuesto por una tabla, un cable, una bombilla absurdamente enana y el gran generador de corriente... una pila de petaca. El experimento, el cual muchos recordaréis consistía en unir todos los elementos y conseguir que esa bombilla se encendiese. Como éramos unos niños muy emprendedores le metiamos algunas mejoras a nuestros circuitos. Le poníamos un interruptor que se escoñaba al segundo uso, poniamos unas casitas de papel que se iluminaban con la bombilla de alta potencia... vamos, auténticos ingenieros.

Después de la conversación con mis compañeros me seguí planteando el tema. ¿Si hubiese tenido esa clase sería ahora más manitas?. Mi conclusión fue rápida... NO, manitas se nace, no se hace, no tengo ese don :(, ¿y vosotros?

5 comentarios:

Frank dijo...

Yo en el experimento de la pila la lie parda, pille papel de plata, para q se viese que era conductor y lo utilize como cable en unos cms del circuito,pues bien, estaba produciendo un cortocircuito porque habia conectado en el mismo papel de plata el + y el -, menos mal que mi padre estuvo rápido y se dió cuenta del detalle, cortamos el papel de plata y uno para cada polo.

De este tema tengo unas pokas anecdotas más... xD

...ari... dijo...

Yo la clase de la pila tb la recuerdo... pero la que más recuerdo, y precisamente pq me la perdí... fue cuando abrieron una rana en clase... Me habría encantado hacer esa clase... pero me llevó mi madre ese día al oculista, y me puso esas gotas maravillosas que te dejan 3 horas sin ver nada nítido. Cuando llegué a clase no pude ver ni torta... yo creo que eso me creó un gran trauma que aún conservo xDDDDD

Pq mira que era IMPORTANTE y VITAL la clase esa de anatomía ranaril! xD Igual ahora mismo en lugar de diseñador sería médica! no?

Mario dijo...

Esa fue otra de las conversaciones que tuvimos, quien había destripado y quien no una rana. Al final fuimos a más y se habló de la primera vez que los estudiantes de medicina se enfrentan a un cadaver para verle las tripas. Eso sí que tiene mérito...

Yo por suerte no me he tenido que enfrentar a ninguna de las dos situaciones. Me da que se me dan mejor el destripe de máquinas, que no chorrean sangre...

Sunne dijo...

Yo soy torpe y nací torpe y no suspendia tecnologia por mi cara bonita y que era muy bueno que si nooooo (suspendí 1 ve plástica)

mariusk dijo...

No sé porqué pero en mi cole esta clase se llamaba "pretecnología"´... lo raro es que sólo fué un año... ¿no nos consideraron lo suficiente hábiles para subir de nivel?

 
ir arriba